Recibí las nuevas actualizaciones

Introduce tu dirección de e_mail:

recibí la actualización en tu casilla de e_mail

jueves, 23 de enero de 2014

PROGRESAR y las repercusiones


Los anuncios de la presidente del día de ayer dejó inmediatamente una ola de repercusiones. Queremos compartir con Uds, estimados lectores, un enfoque a las repercusiones sin caer en los chismes y valorar o criticar en el sentido constructivo. 

Los invito a continuar con la lectura. Encontraran una entrevista de María O'Donnell en su programa "la Vuelta" gentileza de radio Continental. Luego desarrollaré mis propias ideas. Espero encuentre en Uds alguna resonancia y compartan sus propias ideas.

Entrevista a Martín Arroyo 

En caso de no visualizar el reproductor de la entrevista hacer clic aquí

Observaciones desde el medio

El 8 de septiembre del 2013 el Diario "La Nación" publicó un artículo en el cual explicaba que en el periodo 2003-2013 los jóvenes que "ni trabajan ni estudian" habían aumentado un 2% y según las consultoras la variación se habría producido entre un 13 % y un 15%. Los jóvenes que se encuentran en la situación de "ni estudiar ni trabajar" se estiman actualmente en 900.000.(Así lo confirma el Chequeado.com). La mayoría de estos jóvenes son de grupos económicamente muy marginados.


Según acabamos de exponer la Argentina intentará palear una situación que involucra a los más pobres. Investigadores sociales, como Martín Arroyo han calificado de positivo el programa, no obstante, aseguran que debería convertirse en ley para que el derecho a la educación se encuentre garantizado también para las personas de bajos recursos económicos.

Sin embargo, la noticia hasta aquí comentada no ha hecho mención aún a la raíz del problema. ¿Cuál es el factor que ha generado jóvenes “ni ni”? La problemática es compleja pero creemos que indudablemente se deba mirar a la familia como factor debilitado. En este sentido, se debe entender que la pobreza no sólo es económica, en nuestro país, sino también estructural.

La pobreza estructural que vive nuestra sociedad necesita ser atacada desde varios focos. En este punto, quiero recordarles, estimados lectores, que la presidente ha pedido ayuda a los sectores religiosos. Las palabras de Cristina Fernández fueron: “el Estado solo no puede … el Estado está dando los instrumentos y tenemos que lograr es que este conflicto no nos separe”.


Por lo tanto, el programa PROGRESAR es también el admitir la pobreza que enfrenta nuestro país. Aquí solo cabe una reflexión más. Podemos decir que la pobreza es inversamente proporcional a la educación, es decir, cuanta más educación menor será la pobreza. Sin embargo, hay un factor crucial en la conciencia de los valores que se intentan defender. La familia, sólo en ella será posible una valoración de la educación. Aquí es donde la política aún no se ha concentrado.