Recibí las nuevas actualizaciones

Introduce tu dirección de e_mail:

recibí la actualización en tu casilla de e_mail

martes, 21 de enero de 2014

Editorial: "tengo un gobierno re-partido"


foto archivo
La trágica muerte del gobernador electo Carlos Soria nos sumergió a los rionegrinos a presenciar un gobierno “re-partido”. Por un lado, nos encontramos con el gobierno dividido entre pichetistas y albertistas, por otro lado, el poder de Weretilneck se ejerce con el apoyo de Peralta y la “bendición” de Pichetto
En este artículo me propongo dar algunas ideas sobre los elementos concretos de la partición del gobierno y por otra parte intentaré explicar cuáles son, según mi opinión, las prioridades para lo que resta de gestión.

De la crisis a la incertidumbre

            El gobernador Alberto Weretilneck tiene serios problemas para imprimir su impronta en la gestión. Recordemos al principio de la gestión los problemas ocurridos con elbloque de legisladores oficialista que se retiró del recinto de la Legislatura para desaprobar la ampliación de Superior Tribunal de Justicia. Recuerdo al lector que la ampliación fue acordada con Pichetto y luego tuvo el debate y aprobación del proyecto en la Legislatura rionegrina en Mayo del 2013.  

            Por otra parte, el gobernador no ha podido lograr que la provincia se auto-abastezca. Las práctica de los gobiernos precedentes en materia de créditos, inseguridad a la hora de pagar aguinaldos y sueldos, auto-administración de “megas” sueldos, persisten bajo el gobierno “peronista” (definido así en el primer discurso como gobernador de Weretilneck).

            Señales de continuidad con los gobiernos precedentes las podemos encontrar en el mal funcionamiento del tren patagónico, problemas estructurales en el sistema público de salud, fugas de las cárceles, etc. En este punto cabe preguntarse ¿Cuándo comienza el cambio tan profesado desde las campañas electorales?

            La crisis interna se acentúa en un debate estructural del Frente para la Victoria. Sectores del peronismo tradicional, alineados al gobierno de Cristina Kirchner han manifestado públicamente el desencanto de la actual gestión. Tal es el caso de Oscar Rodriguez. Debemos añadir que el propio senador Miguel Pichetto comenzó a manifestar su desencanto por el gobierno de Cristina Kirchner.  

independencia rionegrina

                           No pretendo construirme como el observador desamparado y sin esperanzas. Sólo me detengo en subrayar aspectos que podrían solventar el gobierno. En primer lugar debemos pensar que las riquezas de la provincia son grandilocuentes. Riqueza propia de la tierra en cuanto a la posibilidad de producir materia prima. Riqueza referida a la belleza natural de los paisajes y también riqueza tecnológica y del saber.

                           El gobierno hoy se encuentra encerrado en su propio discurso abalando al Kirchnerismo. La independencia de estas ataduras no será solo con una propuesta distinta para el 2015. La independencia provincial será tal si se logra gestionar y autoabastecer a la ciudadanía, sin necesidad de recurrir a préstamo para pagar sueldos y aguinaldos.

                           Como ciudadanos que nos comprometemos con la vida democrática creo que estamos cansados de ver los mismos acuerdos con “chacareros”. Vemos repetidas veces, cada año, los mismos problemas estructurales. Se necesita de nación para lograr un acuerdo. Se entregan casas, el gobierno provincial pone su cartel, su propaganda, como si fuera logra de la gestión, pero en realidad se trata de una buena voluntad de la Nación que otorga tantas viviendas a la provincia. Claro, con el pago certero de los ciudadanos.


                           Esperemos ver estos últimos meses de gestión  mayor claridad y contundencia.