Recibí las nuevas actualizaciones

Introduce tu dirección de e_mail:

recibí la actualización en tu casilla de e_mail

lunes, 9 de junio de 2014

Crisis de viviendas: propiedad privada y políticas públicas

Las garantías de un estado y las responsabilidades de todo ciudadano.

¿Cómo resolver un conflicto entre una persona dueña de una tierra improductiva y varias personas que deciden tomar esas tierras para consutruir su vivienda? Y cómo si el problema fuese poco se le debería agregar al menos otras dos consideraciones:

 En primer lugar, varias de las personas que han construido sus viviendas en tierras que no le pertenecían fueron víctimas de una estafa de la cooperativa "La Esperanza". Y en segundo lugar, la municipalidad de Cipolletti ha declarado que las tierras en las cuales construyeron son no urbanizables. Lo cual impide al municipio tomar la decisión de expropiar las tierras para luego vender a las personas que ya habitan el lugar. 

El artículo que dejo a continuación intenta exponer una problemática que necesita ser analizada por la sociedad en su conjunto, es decir, todos los ciudadanos, mujeres y varones de buena voluntad que habitamos el suelo denominado Argentina.

Por favor, abusando de su lectura, le pido leer el fragmento del artículo 14 bis de nuestra Constitución Nacional, porque debe ser nuestro punto de partida para el análisis y la reflexión. 
Constitución Nacional fragmento Art. 14 Bis
...El Estado otorgará los beneficios de la seguridad social, que tendrá carácter de integral e irrenunciable. En especial, la ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo de entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica, administradas por los interesados con participación del Estado, sin que pueda existir superposición de aportes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral de la familia; la defensa del bien de familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna...

 En primer lugar Noticritico fue al lugar para iniciar una investigación al respecto de la problemática que a nuestro entender se puede catalogar como "el acceso a una vivienda digna".

En esta oportunidad queremos comenzar nuestro análisis con la entrevista que tuvimos con Sandra una persona que junto a su familia habita "al fondo" de las Naciones Unidas

Al inicio de nuestro artículo comentábamos que la problemática sobre el acceso a la vivienda no es un simple problema que debería entenderse en términos económicos. En este sentido no podemos recaer en la idea de quién más dinero gane se las arreglará mejor para acceder a la tierra y por consiguiente a la familia. Tal afirmación sería cómo ignorar el criterio de una sociedad para resguardar la justicia social. Por lo tanto, debemos pensar que en principio el bien común es aún hoy el concepto fundamental para resolver tamaña discusión.
Cabe recordar que el Estado garantiza a todos los ciudadanos, en virtud del bien común que significa la familia, el acceso a la vivienda digna entre otras garantías que podemos leer en el 14 bis de nuestra Constitución Nacional. 

Retomando la problemática concreta de nuestra querida Cipolletti nos preguntamos ¿cuáles son los terrenos aptos para la edifición? ¿cómo hace el estado para garantizar el bien y la justicia social? Estas preguntas son muy complicadas de resolver porque lo que hemos vistos en los últimos años es que los ciudadanos han debido organizarse por su porpia cuenta en cooperativas para poder compar un lote y organizar después de muchas fatigas con la municipalidad la compra y urbanización. Por otra parte, el Estado nacional está brindando, a sorteo, el acceso a un crédito particularmente accesible que por su parte no resuelve el problema de raíz debido a las especulaciones inmobiliarias que los pocos dueños de la tierra realizan. 

En conclusión,  la propiedad privada es un bien legítimo y por otra parte no podemos actuar según nos parece cuando hemos sido estafados, en otras palabras, "la justicia por no mano propia no es justicia". Sin embargo, la propiedad privada no puede defenderse por encima del bien común de una sociedad que es la familia misma. Entonces, cómo no exigir al Estado y a los privados que por favor organicen, planifique y brinden la posilidad de acceder a la vivienda digna: derecho y responsabildiad de los ciudadanos argentinos.