Recibí las nuevas actualizaciones

Introduce tu dirección de e_mail:

contenido gratuito

lunes, 22 de junio de 2015

Dedocracia no es democracia.

El poder de unos pocos sobre la gran mayoría de las personas suele llamarse "aristocracia". El poder de uno solo sobre la totalidad de las personas se denomina "monarquía". La democracia se instauró, con varias guerras por cierto, para que el poder fuera de la totalidad de las personas, por eso se denomina: gobierno del pueblo. Sin embargo, no todos gobernamos sólo unos pocos que represnetan las mayorías. Por la simple razón de que es poco práctico que todos seamos "jefes" y que nadie acate nuestras órdenes. 

En Argentina vamos a cumplir 32 años de democracia ininterrumpida. No queremos decir que la democracia comenzó en el 1983, sólo que la historia argentina se vió atropellada por gobiernos defactos, usurpadores del poder y por primera vez se rompió la racha atropelladora que se había instaladado al menos una cada 10 años. Para ser exactos, los golpes fueron 6 en 1930, 1943, 1955, 1962, 1966 y 1976 (ver: aquí). Claramente vivir sin atropellos durante más de 30 años es un motivo para celebrar

En este punto cabe preguntarnos: ¿la democracia se ve fortalecida? O en términos que acuñamos del evangelio ¿no estaremos rompiendo vestidos nuevos para remendar vestidos viejos? (Cf Mc 2, 21).


     Sin duda vivir en democracia no solo significa poder elegir a los representantes que conduzcan, gobiernen, y administren las riquezas de la nación. También significa responsabilizarse de las decisiones tomadas, informarse de quienen pretenden representarnos, conocer las necesidades de la sociedad, etc. La situación es compleja. No obstante, queremos subrayar un aspecto positivo que de no modificar  las formas se ve inutilizado. Nos referimos a las Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias. Una prenda que viste y engalana la democracia pero parece aplicarse "como remiendos de vestidos viejos".

     El sábado último 20 de junio concluyó el plazo para presentar las listas que competirarn en las "primarias" o "P.A.S.O" a realizarse el próximo 9 de agosto. Las listas estan compuestas por los siguientes cargos electivos: presidente y vice, legisladores nacionales y representantes al Parlasur. Una breve reseña nos ayude a situarnos:
Fuente: Agencia TELAM

Frente para la Victoria, el gobernador bonaerense Daniel Scioli y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini
 El frente Cambiemos, Mauricio Macri (PRO) anunció que se presentará a las elecciones primarias acompañado por quien fuera su primera vicejefa de Gobierno porteño, Gabriela Michetti. Desde ese frente, la UCR competirá con la fórmula presidencial compuesta por Ernesto Sanz y Lucas Llach; mientras que la Coalición Cívica disputará con la fórmula compuesta por Elisa Carrió y Héctor "Toty" Flores.

Frente Renovador, Sergio Massa, integrante de la alianza Una Nueva Alternativa (UNA) conformada por el partido Democracia Cristiana y el Frente Renovador. Massa estará acompañado por el intendente electo de la capital salteña, Gustavo Sáenz, en la fórmula presidencial;

En el frente Progresista, hoy se definió que el dirigente social de Córdoba, Miguel Ángel Olaviaga, será quien acompañará a Margarita Stolbizer en la pelea presidencial.

El Frente Popular resolvió que Evangelina Codoni será la compañera de Víctor de Gennaro en la fórmula presidencial.
 
El "Frente para la Victoria" no presenta una lista alternativa para competir en las "primarias abiertas". Desde el partido se había postulado la idea de que Florencio Randazzo fuese el sucesor que mejor representaba "el modelo kirchnerista".  Cristina Fenández en sus discursos públicos había criticado con dureza a Daniel Scioli. Pero las elecciones para ellos es sólo un momento del poder. Se trata de manetener el poder no de continuar el modelo. Por este motivo se plantó una lista que pudiera vencer en primera vuelta. Se aprisionó a Scioli con quien se dice de la "ultra mesa chica" de Cristina Don Zannini y se descartó la postulación de Randazo. 

     Aquí se debilita la democracia. Se quiere innovar, pero las prácticas políticas, se convierten en estrategias del poder que no distan de aquellas viejas de los 50, 60 y 70. Un lider que decide por sí solo, los demás obedecen y aplauden. A lo que debemos añadir una serie de mass-media que legitiman la designación no del pueblo sino de la estrategia ideoligizada y camuflada de "democracia". No nos cofundamos: "dedocracia no es democracia".